Categories
Uncategorized

De los Andes viene la Paradura del Niño

De los Andes viene la Paradura del Niño

Tradición venezolana, especificamente celebrada en la región andina. La Paradura del Niño es exaltada en los estados Mérida, Táchira y Trujillo. Los pueblos del páramo se lucen en esas festividades y los Pueblos del sur de Mérida. Fiesta tradicional celebrada por los fieles católicos.

Cantos y rezos destacan en la Paradura del niño Jesús
Cantos y rezos destacan en la Paradura del niño Jesús

Paradura del Niño

Esta fiesta celebra la parada del niño Jesús. Los fieles le rezan un rosario y celebran que se para de su nicho de paja. Las fiestas varían según el que las celebra, los devotos pueden ir de los más sencillo con el rezo del Rosario hasta las grandes fiestas que presentan al niño viviente del nacimiento.

La Paradura del Niño Jesús concuerda con el día de la Presentación del Niño a Dios que es el 2 de febrero. Aunque es electivo cualquier día desde el primero de enero hasta el 2 de febrero.

El desarrollo de la «paradura» conlleva tradicionalmente diversos actos ceremoniales como son el paseo, adoración y paradura del niño y brindis. En todos ellos la música juega un papel primordial. Los cantos entonados a dos voces, son acompañados por el cuatro, violín y la guitarra.

Al concluir los rezos, los anfitriones reparten torta, bizcochos, vino o jugos. En las grandes celebraciones se reparten comidas a todos los asistentes.

Uno de los cantos más utilizado en estas fiestas el que dice:

«Dulce Jesús mío, mi niño adorado, Ven a nuestras almas, ven no tardes tanto».

La paradura es más que una celebración, es un acto de fe y devoción católica, donde se realizan peticiones de salud, unión , paz y reconciliación. Además de la bendición del hogar.

Esta celebración ha evolucionado mucho. Actualmente, las acompañan los grupos de giros y locaínas de las fiestas de San Benito, chimbangueles y grupos de gaita y villancisco. La genialidad del venezolano y la fuerza de la fe impiden que estas fiestas se pierdan con el tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *